La Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra luego de una veintena de días de haber atravesado la frontera entre Chile y Argentina, por el paso del Cerro Aconcagua, pudo realizar un encuentro al más puro estilo Caravanero.

La propuesta nutritiva de la Caravana se llama «Cocinamor esencia nutritiva» y alberga colores, rezos, cantos y salud.

Diseñamos el espacio para toda la tarde del sábado 23 de febrero bajo el nombre de «Tejiendo comunidades para la Paz», luna menguante del año del Jabalí y fuimos alrededor de 30 autoconvocados. Niñas, niños, descendientes de la etnia Huarpe y múltiples personas que volvieron a compartir la medicina del propósito, así como Mendocinos y vecinos de las inmediaciones y una periodista de la radio comunitaria local FM LA LEÑERA.

La retroalimentación que se nos ha entregado nos lleva a considerar que este evento ha sido una cúspide. La satisfacción nos tiene con sonrisas y alegría. Sentimos que hemos logrado cohesión y alcanzar una propuesta de impacto. Todavía soñamos con alta convocatoria y abundancia en la generación de ingresos, pero la experiencia nos entrega la certeza en el buen camino que hemos escogido. Nos dicen: «El propósito que llevan no puede pasar desapercibido, sobre todo porque se vive».

Ha significado un trecho de trabajo comunitario y organizacional, para sintonizar a cada tripulante acerca de la impronta que pretendemos dejar en los corazones. Así, el momento final de la jornada tuvimos la ronda de abrazos y en cada uno de ellos, al oído nos expresamos la belleza de la vida.

Escuchamos que al llegar a un lugar y explicar la propuesta por la Paz, ésta resulta ser un sinnúmero de palabras e informaciones. No obstante, en el compartir con la comunidad las prácticas vuelven entendibles todos los conceptos que al final se funden en una atmósfera de familia.

Alrededor del fuego compartimos nuestros sueños e hicimos familia.

 

Al tiempo que la Caravana pasa por Argentina, LA VISION, cuyos integrantes son Caravaneros en avanzada por México se reunían con Coyote Alberto y Verónica Sacta quienes son figuras reconocidas por su histórica y hasta mítica aventura llamada: CARAVANA ARCOIRIS POR LA PAZ.

Al mismo tiempo, en India, Sangeeta Lavín, cofundadora de la Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra se abrazaba con múltiples líderes de las más diferentes tradiciones espirituales. Sangeeta fue partícipe de la Kiva del Maha Kumbhamela. La Kiva es un diseño ceremonial ancestral que congrega en América a líderes espirituales de pueblos originarios a rezar por la vida, la Paz, el Amor y el respeto a la Madre Tierra. Y el Maha Kumbhamela es el gran encuentro de Sadhus (sabios) de la India que se realiza cada 12 años a orillas del sagrado río Ganges.

 

En Putaendo, algunos Caravanerosse encuentran promocionando la nutrición saludable en el «boulevar» que se ha instalado en el centro del pueblo.