Vamos por una sociedad feliz

 

Acá Rodolfo y Francisco. Ambos con pasado caravanero en una historia que se llamó ecomicro, junto a Juan Pablo de la Caravana por la Paz y la restauración de la Madre Tierra, en la previa a la marcha.

Culminó hoy la semana por la acción climática. ¡Waw! ¿Qué pasó acá? ¿Cuánta fuerza? Nunca visto. Una movilización global en toda regla.

Una historia maravillosa que se inicia con Greta sola, sentada frente al parlamento sueco un viernes, hace un año.

Podemos expresar que es una historia que se remonta al inicio de los Tiempos, o que es una historia de nunca acabar.

 

Es una historia épica y mística, actual.

Nos descubrimos en la calle junto a los organizadores de Fridays for Future Santiago, junto a los organizadores de la Sociedad Civil por la Acción Climática y junto a la Cumbre de los Pueblos. Estamos hablando de cambiar el sistema.

Interesante tema: cambiar el sistema, ni más, ni menos.

Es parte de la conversación el fracaso del actual orden institucional. Naciones Unidas, los países, los partidos políticos actuales: todos hemos fracasado.

Ha fracasado la idea de Desarrollo como crecimiento económico.

Así es que hoy nos convoca el corazón, acabar con el sufrimiento y permitir la alegría.

Llega el tiempo de adentrarnos en el momento y de vivir auténticamente la realidad. Eso, al parecer, basta.

Una referencia para comenzar nuestro debate es la declaración de las Naciones Unidas del Espíritu: PONER AL CENTRO EL SER Y LA ARMONÍA CON TODOS LOS SERES VISIBLES E INVISIBLES.

Corto y simple. Poderoso.

 

 

La experiencia está siendo alucinante.

 

Al principio las sahumadoras nos invitaron a una danza de paz universal y estuvimos con el gaitero Tomás. Luego, se producían muchos abrazos entre unos y otros.

Al frente de la marcha estuvo todo el bloque de Fridays for future llevando desparpajo a granel. Han venido a este mundo a jugársela por la vida. Trajeron carteles, juventud, arrojo, creatividad, ganas y mucha fuerza.

Le seguían los dos lienzos de los co-organizadores: los de la Sociedad Civil por la Acción Climática y los de la Cumbre de los Pueblos. Una ñaña adelante de todos ellos.

Y tantos aparatos celulares que circulan nos hicieron ver a un ejército de fotógrafos amateurs disparando el botón de la inmortalización. Sencillamente inmenso.

Los abuelos y las abuelas de distintas tradiciones lo predijeron, lo profetizaron.

Greta apareció como un rayo para traer una energía movilizadora que planteara lo que parece imposible: dejemos las energías fósiles en el suelo donde corresponde. Sabemos que ello significa un desastre para la actual industria, pero no importa, la salud de la Madre Tierra está primero: punto.

Hasta que llegó el gran día de hoy. Un día inolvidable, en el que nos supimos millones de millones declarando nuestro amor a la Madre Tierra.

Las consecuencias de este hecho político son demasiado grandes.

Emerge un nuevo paradigma. Los servidores enseñarán a servir. Nadie estará para ser servido.

Viene una cultura de cooperación y de colaboración. Codiseñamos una sociedad amable en base a reconocer a un nuevo ser humano. Descubrimos juntos desde ahora y en adelante: qué significa Ser humano. Hay algo por ahí a descubrir relacionado a HUMUS, HUMANO, HUMILDE… ya que son palabras que tienen la misma raíz y así se da una pista para que cada Ser humano autoidague sobre su propia realidad. Esto parece ser lo relevante y lo único verdadero.

La cosmovisión que se abre paso precisa fulminar al mundo con un nuevo espíritu: demos un saludo a nuestra patria cósmica y a nuestra nave Paraíso Gran Diosa Madre Tierra. Démonos cuenta de la gracia que cae. Las bendiciones son infinitas y siempre. Demos gracias a todos los espíritus, a la vida y al misterio y celebremos la llegada del tiempo que estábamos esperando. La masa crítica y las conexiones críticas están hechas, ahora solamente toca andar el camino e invocar y desplegar la magia.

La bandera de la Paz y la whipala. Por cierto ambas banderas dijeron presente.

La ñaña María Huenuñir se dirigió hacia el público presente para referirse a una verdad que planteamos acá también. Las posibilidades de nuestro mundo radican en los mundos que honran la ancestralidad. El rito, el diálogo con los espíritus del territorio es una comprensión que amerita volver y rápido. Podemos aprender de nuestros abuelos y abuelas líderes indígenas.

Nos encantan tantas postales.

La ñaña María Huenuñir al frente de las dos congregaciones de organizaciones más grandes de las que se tenga noticia en Chile y ambas trabajando para las convergencias que provocan las cumbres de Presidentes que se harán a fines de año en Santiago de Chile, a saber: La Cumbre de los Pueblos y la Sociedad Civil por la Acción Climática. Ambas, totalmente en red con las organizaciones globales.

Comparte y ayúdanos a difundir en tus redes:

Publicado en Noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *