Del Cóndor al Águila «Periplo Caravanero»

La Caravana emprende el vuelo.

I. CASA PUTRAINTÜ

Manos en el barro

El 2017 hicimos la primera travesía hacia Patagonia. Fueron 90 días en los que se formó una familia.

El 25 de Noviembre de 2018 señalamos el comienzo del segundo peregrinaje colectivo. Ciertamente, entre ambas fechas continuamos moviendo hilos, cantando y conectando los sueños.

El periplo de CASA PUTRAINTÜ merece todo un libro, pero quedará en nuestros corazones. Esta época realmente fue para afiatar a los Caravaneros que venían recién conociéndose.

Marley vino desde Australia, Mikel desde el país Vasco, Victoria y su pequeñín Aila desde España, al igual que las tres embarcadas de último momento: Sara, Alba y Tefi.

Ángel y Juan Pablo son los únicos que repiten la aventura y que tienen la experiencia de la Caravana por Patagonia.

Anahí, Javiera y Mariana completan la tripulación.

Partida hacia Argentina. El pagamento.

Laguna del Inca – Frontera

El 5 de Febrero pudimos salir hacia Argentina. Una comitiva nos fue a dejar a la Laguna del Inca que se ubica frente al Hotel Portillo. Ahí, mismo tiempo antes habíamos estado junto a Q’eros realizando un pagamento a Pachamama.

Esta vez todos pusimos nuestras intenciones, pedimos permiso a la Totalidad de los Seres Visibles e Invisibles para poder realizar nuestro viaje.

Nuestro propósito es el recuerdo. Somos Paz. Nuestra identidad emana desde la muerte de quienes no somos y la vida, no puede merecer mayor dicha que ponernos a disposición de la restauración de la Madre Tierra. Es la manera directa de propagar la felicidad.

Tres pilares nos sostienen en un estilo de vida.

Uno. Saludamos y rescatamos el saber ancestral.

Dos. Habitamos la comunidad y apelamos a la armonía. Por esto, «santificamos la comunicación». Creemos que aprender a escucharnos y a lograr acuerdos es una clave para el sueño colectivo mayor.

Tres. Decimos que «somos la ofrenda». Venimos en el servicio del peregrino. Venimos con la fiesta y la alegría de testimoniar que en todo nuestro trayecto hemos encontrado adhesión, hemos encontrado apoyos y entendemos que la Caravana es la Caravana y no la suma de sus integrantes. La Caravana somos todos, que caminamos hacia nuestra Luz. Nos guía el corazón y el entendimiento. Es un tiempo grande y somos todos nosotros los llamados, a co-crear juntos el sueño que llamaron profecía y que hoy es realidad.

Pedimos permiso y continuamos con muchas lágrimas en los ojos. Nunca imaginamos que este viaje lo añorábamos tanto.

El cerro de siete colores

Uspallata

Estación Cielo

Este viaje es con whatsapp, celulares y conectividad, tanto como con danzas, abrazos y rezos… Así las señales nos llevaron a dormir en la «Estación Cielo».

Ningún nombre más apropiado que este. Un lugar que nos acogió dos noches y que nos abrió de la mejor manera la visión sobre el monte sagrado llamado «El Tunduqueral». Agradecemos nuevamente a todos los habitantes de esta comunidad por su generosidad, su sabiduría y la excelente acogida.

Ángel en bosque de Álamos en Uspallata

 

Nos fuimos luego a lo de Mauricio, donde pudimos desplegar nuestro equipaje por primera vez para encontrarnos como tribu. Comenzó nuestra comunicación y aprendimos que tenemos herramientas suficientes para encontrarnos y liberar tensiones.

Cada amanecer lo celebramos en un cerro diferente. ¡Qué belleza! Gracias Tierra por tanta hermosura.

La sincronía nos hizo encontrar a la abuela mexicana Mari Carmen en el centro del pequeño pueblo de Uspallata y en función de esto nos fuimos a entregar nuestros respetos a la Comunidad Ancestral Huarpe que se ubica en San Alberto. Al tiempo, que fuimos a presentar nuestros respetos a la comunidad y Templo de Satya Sai Baba (pero no los encontramos, estaba cerrado.) Marley, nuestra compañera Caravanera de Australia mostró lágrimas de felicidad por encontrar un templo que acostumbra visitar en su país.

¿Qué más contamos? Fuegos. Nuestro servicio fue sacar dos camionetadas de basura del bosque que nos cobijó y los caballos nos lo agradecieron.

Magia. Cantos. Fuego. Abrazos. Amor de familia. Alegría y resolución de asuntos estuvieron a la orden de los días.

Para el recuerdo: La visita al cerro de siete colores, inolvidable, recomendable y maravilloso.

En último momento, un ciclista vio a Juan Pablo y se dijo a sí mismo que era una persona de otro lugar… llamó al anfitrión y concertó un regalo final: Un baño de Gong en plena montaña.

Y resultó, que Javier era íntimo amigo de Rodrigo Salas, inventor de Amawa y gran amigo Caravanero.

Esa fue la despedida de Uspallata.

Kiva y MahaKumbhamela

Sangeeta en la India, en la Kiva junto a abuelos de tradiciones. Líderes

 

En India, a la par que la aventura despliega sus alas, Sangeeta fundadora de la Caravana accede a ofrendar la bandera de la Caravana por la Paz y la Resatauración de la Madre Tierra al altar del fuego que une a líderes indígenas americanos y sabios sadhus de la India. ¡Wow!

Recibimos infinitas buenas nuevas.

Las Vegas

El 14 de febrero, día del amor, llegamos a Las Vegas cerca de Potrerillos. Nos reciben Aureliano, Sofía, Sara y Lola en el hosting con la mejor de las disposiciones. Nuevamente, la aventura se siente auspiciosa.

Fuimos invitados a la radio La leñera donde pudimos desplegar nuestra información, quiénes somos, qué pretendemos, cómo lo hacemos y además pudimos informar acerca de grandes historias que se tejen en Chile. En abril, en Rari, se viene un Consejo de Visiones y su productor general viene a Las Vegas, Argentina este fin de semana para continuar el tejido de la red de quienes creemos que sí. Es ahora, somos nosotros los llamados a vivir en Paz y desterrar la ignorancia de nuestras venas.

Este fin de semana se viene lindo. Es el encuentro andino.

 

 

Juan Pablo

 

Comparte y ayúdanos a difundir en tus redes:

Publicado en Reseñas de viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *