Las mujeres de Aurora, la tribu que la Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra conoció en el BIOFEST, que se celebró en La Bella Ecoaldea de Rari para iniciar el 2020 de una manera muy auspiciosa[/caption]¿Cómo llega el 2020?

En Octubre estalla la conciencia. «No la vieron venir» decían algunas autoridades, pero el pueblo ya no aguantó más y se resquebrajó (esperemos) de una buena vez y para siempre el paradigma dominante. Derrocamos el imperio de una manera de pensar. Esta década que se inaugura nos pide transitar de «un arraigado sistema militarizado de crecimiento industrial a una cultura que sustenta la vida» (parafraseando a la gran maestra Joanna Macy).

Nuestra Caravana invita a ello, a vivir y «caravanear» por las claridades que arroje nuestro Ser.

En el nivel del tejido con la gran comunidad nacional recordemos que la Cumbre de los Pueblos permitió la realización en su seno de una Aldea de Paz que compartió el espacio junto a la carpa de las mujeres, el sector sindical y a las organizaciones socio-ambientales. Esta Cumbre de los Pueblos forma parte además de Unidad Social y la Caravana fue parte de todo lo anterior.
Asimismo, participamos en Madrid de la Cumbre Social por el Clima y luego, junto a la Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra, nos vinimos a Rari, a La Bella Ecoaldea para apoyar el «Bio-Fest». Conocimos a la tribu Aurora y a muchas personas de la tribu de la biodanza.
¡Wow! ¿Qué se puede decir que no se haya dicho? ¡Qué enorme bombazo de amor! ¡Cuánta fuerza significó reflejarnos entre clanes: Caravana y Aurora! ¡Cuántas posibilidades se abren!

Fiesta en la cocina de La Bella Ecoaldea de Rari

El llamado del Pangui.

El llamado del Puma orienta nuestro tejido durante el verano que se realizará del 2 al 8 de Marco del 2020, en La Bella Ecoaldea de Rari. Son bienvenidos todos, todas y todes quienes quieran hacerse parte del movimiento que nos llama a organizarnos para afirmar el despertar de una nueva era.

En la propuesta de Wouter J. Hanegraff la Nueva Era se caracteriza por:

  • Una visión holística
  • Métodos alternativos de sanación
  • Advenimiento de una era de luz y bienestar
  • Integración de nuevos paradigmas de la ciencia
La experiencia de la reunión de Presidentes llamada COP25 se resume en un estridente y fastuoso fracaso. Esto alienta y fortalece la idea de dejar de depositar nuestras esperanzas en los gobiernos o en las empresas. La organización propia, que podamos tejer los amantes y guardianes de la vida, resulta fundamental para continuar depositando fe en que la transición desde la sociedad de crecimiento industrial a la sociedad donde reine el respeto a la vida tendrá éxito.
El mundo observa con intriga al movimiento chileno. En la percepción recogida entre los activistas que llegaron a la cita de Madrid pude escuchar el paralelo que se hacía del estallido de conciencia chileno a la caída del muro de Berlín. Creo que la comparación queda corta porque considero que la revuelta chilena es la trizadura definitiva del sistema neoliberal, capitalista e individualista. La crisis llegó para iniciar la transición absoluta hacia el reino de la conciencia.

¿Cómo se hará el llamado?

Recogiendo las experiencias de los movimientos alternativos que honran el saber ancestral, de las ecoaldeas, de los ecobarrios y que reconocen la trascendencia de la conexión expiritual para la regeneración ecosocial.

Los pulsos caravaneros

En nuestra reflexión interna estamos masticando estas frases:

«En nuestro proceso la Caravana se esta naturalmente re-definiendo como un colectivo de Chaskis, unificados en el propósito de la Familia Proyecto Caravana. Éste, a su vez, sostiene y se sostiene por una Fundación, 2 sedes Putraintü en Putaendo y La Bella en Rari y avanzadas Caravaneras de viajes específicos con múltiples propósitos siempre en línea con la visión de viajar siendo comunidad escuela itinerante que despierta y se despierta a la conciencia de Paz y Restauración en los Territorios.»

El frenesí que ha acompañado nuestras acciones desde el inicio de la revuelta el 18 de octubre nos ha llevado a tomar parte de diversas instancias. Hemos animado y sido parte de acciones, cabildos, consejos de visiones, manifestaciones públicas y retiros y festivales. Hace poco realizamos una gira por la quinta región llevando el Kirtan de la Banda Caravanera.
Actualmente, la Caravana por la Paz y la restauración de la Madre Tierra no tiene un calendario de actividades fijo y claro. No obstante, existen iniciativas múltiples llamándonos a re-encontrarnos. Sobre estos pulsos, resulta natural que nos pensemos juntos con la tribu Aurora, dado el afecto espontáneo que emergió y las evidentes y mutuas ganas de cooperación.
Además de la potencia que se vislumbra en la acción sinérgica.

Por lo pronto, en la sede de casa Putraintü se mantienen las actividades y el tejido.

  • 17 de Enero está este llamado a danzas de paz universal.
  • 18 de Enero. Comienza la activación del proyecto de reciclaje en Parral, promovido por Angélica de la tribu Aurora.
  • 30 de Enero. Existe el anhelo de apoyar al encuentro Munay Mapu. Palguín
  • 8 de Febrero. Aurora participa de Wonderlast en cercanías de Pucón
La Voz de la Tierra asoma como otro evento al cual la Caravana apoyará con todo. Se trata también de un evento a realizarse en La Bella Ecoaldea y que ya lleva varias ediciones y congrega a un público sediento de hermosas experiencias con el canto, por nueve días.

– ¿Y la cumbre de los pueblos?

Entre las personas y organizaciones que animan la Cumbre de los Pueblos existe una pregunta que ronda. ¿Debería seguir la Cumbre de los Pueblos el 2020? La Caravana se unió a las organizaciones y personas que animamos la Aldea de la Paz. Esta Aldea animó uno de los cuatro espacios de diálogo de la Cumbre de los Pueblos. No solamente albergó diálogos sino también un espacio ceremonial, cantos, danzas y ejercicios prácticos, yoga y más. Desde esa Aldea sacamos una declaración y también existe la posibilidad de continuar entregando nuestra visión a quienes sostienen el encuentro alternativo de Glasgow, próxima sede de la COP26.
Finalmente, resulta bastante elocuente desde la perspectiva histórica que la próxima reunión de Presidentes para tratar la gran crisis civilizatoria a la que asistimos tenga en su memoria los preparativos chilenos y que concluyó en una revuelta épica que tiene una consigna principal: ¡Basta a los abusos!
Esa declaración fundamental nos impele a cambiar radicalmente las estructuras sociales y también las miradas. El estallido de conciencia revela un asunto que no toca solamente a la sociedad chilena sino que tiene raíces extendidas en toda la Tierra. Existe esta idea expandida que en Chile despierta el mundo.

El centro experimental de Permacultura de Añiwarraki y la Universidad Biocéntrica de Llifén.

Existe una especie de ecoaldea espontánea que emerge en la comuna de Curarrehue. Allí, Buenmundo dispone de un espacio y estamos montando una escuela de permacultura que recibe con la mayor de las sonrisas a lxs voluntarixs. El sector se llama las Peinetas y se conoce también como Añiwarraki.
Allí también iremos a poner nuestras manitos.
Asimismo, continúa la construcción de la Universidad Biocéntrica en Llifén y allí iremos también a apoyar con todo el newén universal.
Juan Pablo.